SELLO | MURALLA CHINA, CHICHÉN IZTÁ Y CRISTO REDENTOR

MURALLA CHINA, CHICHÉN IZTÁ Y CRISTO REDENTOR

DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Fecha de puesta en circulación: 30 de septiembre de 2015

Procedimiento de impresión: Offset engomado

Papel: Estucado, engomado, fosforescente

Formato: 74,6 x 28,8 mm (horizontales)

Dentado: 13 3/22(horizontal) y 13 8/9 (vertical)

Efectos en Pliego Premium: 12 (cada sello va en un pliego Premium)

Valor postal: 0,55 €; 0,90 € y 1,00 €

Tirada: 310.000 de cada motivo

Diseño: Tau Diseño, S.A

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO

En el año 2007, la empresa New Open World convocó un concurso internacional para elegir a través de internet las siete maravillas del mundo moderno. La filatelia, haciéndose eco de la actualidad, emite una nueva serie con este título que se presenta en formato Pliego Premium.

La Muralla China, que llegó a alcanzar más de 9.000 kilómetros, es el resultado de la unión de distintos tramos edificados a lo largo de los siglos. Se comenzó varios siglos antes de nuestra era, cuando los principados feudales construyeron murallas defensivas para protegerse de las tribus nómadas del norte. En el año 221 a.C, el emperador Qin unificó el territorio chino y mandó unir las murallas ya existentes y añadir varios sectores más. Muchos siglos después, hacia el año 1450, la Dinastía Ming comenzó la última etapa de construcción. La muralla tiene una altura media de 8 metros y una anchura de 5.

Chichén Itzá, en la península de Yucatán (México), fue fundada por los mayas sobre los siglos IV y V de nuestra era. En torno al año 800 fue invadida por los toltecas, produciéndose la unión de las dos culturas. Esta unión dio lugar al desarrollo de la ciudad, que paso a ser varios siglos el centro de poder de la península. Se construyeron, entonces, los monumentos más importantes, como el Juego de la Pelota, El Templo de los Guerreros y la Pirámide de Kukulcá, que aparece en el sello. La pirámide se construyó de forma que, en los equinoccios de primavera y otoño, las luces y las sombras que se proyectan en la escalinata crean un efecto óptico que simulan una serpiente en movimiento; la serpiente de Kukulcán, llamada por los aztecas Quetzalcóatl.

El Cristo Redentor o Cristo de Corcovado es el símbolo de la ciudad de Río de Janeiro (Brasil). Está situado a 710 metros sobre el nivel del mar, en la cima del cerro de Corcovado, y mide 38 metros de alto. La escultura, realizada en hormigón, representa a Cristo con los brazos abiertos. Fue proyectada por el arquitecto francés Paul Landowski y, dadas sus dimensiones y lugar de ubicación, combina técnicas de ingeniería, arquitectura y escultura. Se inauguró el 12 de octubre de 1931.

No hay comentarios:

Publicar un comentario