SELLO | BICENTENARIO DE LA INDEPENDENCIA DE LAS REPÚBLICAS IBEROAMERICANAS

BICENTENARIO DE LA INDEPENDENCIA DE LAS REPÚBLICAS IBEROAMERICANAS

DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Fecha de puesta en circulación: 7 de abril de 2010

Procedimiento de impresión: Huecograbado

Papel: Estucado, engomado, fosforescente

Dentado: 13 3/4 (horizontal) y 13 ¼ (vertical)

Formato: 40,9 x 28,8 mm (horizontal)

Efectos en pliego: 25

Valor postal: 2,49 €

Tirada: 320.000

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO

Entre las Efemérides a conmemorar en 2010 figura el Bicentenario de la Independencia de las Repúblicas Iberoamericanas, un largo y complejo proceso de más de 20 años que dio como resultado la emancipación de las colonias americanas.

Las causas del proceso independentista en la América colonial fueron diferentes en muchos casos, pero los precedentes peninsulares se encuentran en el vacío de poder del gobierno de España durante la Guerra de la Independencia contra Napoleón y la puesta en marcha del constitucionalismo liberal español.

Doscientos años más tarde, los Gobiernos de España y de nueve países iberoamericanos han decidido conmemorar la emancipación con un espíritu de colaboración y acompañamiento, para lo que se ha creado la Comisión Nacional para la Conmemoración del Bicentenario de la Independencia de las Repúblicas Iberoamericanas. Con esta iniciativa y según textos oficiales, España quiere señalar que: “los países de América siguen siendo objetivo esencial de su política exterior, que se hace posible, no sólo a través de la acción del Gobierno hacia la parte Central y Sur del hemisferio, sino que se complementa y dinamiza con Instituciones y Organismos públicos y privados que, como parte fundamental de la sociedad civil organizada, tienen en Iberoamérica un campo de acción y reflexión común, como es el caso de numerosas ONGs, Fundaciones, Sociedades, Empresas, Universidades y Asociaciones con actividades orientadas hacia los pueblos iberoamericanos”.

Asimismo, el interés de España en la conmemoración del Bicentenario tiene en cuenta dos aspectos: por una parte la cifra de inmigrantes de países americanos en España y las numerosas colectividades españolas en Iberoamérica y, por otro lado, la presencia de comunidades hispanas en los Estados Unidos de América que siguen unidas a sus raíces culturales y a su forma de entender la vida.

En el diseño del sello se recoge una representación de la unión de los pueblos y el logotipo creado para la celebración del Bicentenario, basado en el colorido de las banderas iberoamericanas como alusión al impulso de todos los países implicados.