SELLO | BICENTENARIO DE LA MUERTE DE JOSÉ ZORRILLA

BICENTENARIO DE LA MUERTE DE JOSÉ  ZORRILLA

DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Fecha de puesta en circulación: 15 de septiembre de 2017

Procedimiento de impresión: Offset

Papel: Estucado, engomado, fosforescente

Formato: 40,9 x 28,8 mm (vertical)

Dentado: 13 ¾ (vertical) y 13 ¼ (horizontal)

Efectos en pliego: 25

Valor postal: 2 €

Tirada: 210.000

Diseño: Juan A. González (Filatelia)

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO


Hace 200 años, en la ciudad de Valladolid, nacía uno de los genios más importantes de la Historia de la Literatura de nuestro país, José Maximiano Zorrilla Moral.

Veinte años después, un 15 de febrero de 1837, se celebraba el funeral del también genio escritor Mariano José de Larra, que se había suicidado unos días antes tras un desengaño amoroso. En el entierro, un joven e incipiente poeta llamado José Zorrilla, leyó una sentida elegía que había compuesto expresamente para esa ocasión.

Nadie le conocía, nadie sabía de él, pero aquel escritor con cara de niño que recitaba unos versos en medio de aquellos románticos que lloraban la muerte del gran Larra, hizo que todos los allí presentes le prestaran atención.

Las malas lenguas, de hecho, dijeron que Zorrilla había escrito y leído ese poema en ese preciso momento y lugar, con la intención de hacerse con el trabajo del difunto. Fuera o no así, consiguió el empleo, y, gracias a ello, hoy día podemos disfrutar del legado de su pluma. Se dice también, que ese día murió Larra y nació Zorrilla.

El éxito llegó y con él, la silla I de la Real Academia de la Lengua española, en donde ingresó el 31 de mayo de 1885, leyendo su discurso titulado Autobiografía y autorretrato poéticos.

Pero la silla I no fue la primera que se le concedió. En 1848 fue elegido miembro de número de la corporación, con la silla H, pero nunca llegó a leer el discurso de ingreso dentro del plazo establecido, por lo que siguiendo el reglamento de la institución, no pudo continuar en ella. Por suerte, casi cuarenta años después, tomo posesión de una nueva silla con una extraordinaria composición en verso.

Con motivo del aniversario de su nacimiento, Correos emite un sello protagonizado por un retrato del propio escritor, del que se dice que no era muy aficionado a las cámaras de retratar. Tras la imagen del poeta, aparece una ilustración de Doña Inés, protagonistas de su Don Juan Tenorio, y un espadachín con el arma en alto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario