SELLO | LA DOLORES

LA DOLORES

DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Fecha de puesta en circulación: 31 de mayo de 2002

Procedimiento de impresión: Huecograbado

Papel: Estucado, engomado, fosforescente

Formato del sello: 40,9 x 28,8 mm (horizontal)

Dentado: 13 3/4

Valor postal: 0,50 €

Efectos en pliego: 50

Tirada: 1.200.000

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO

Entre el mito y la leyenda, entre la realidad y la ficción, el personaje popular de La Dolores aparece reproducido en un sello de Correos al finalizar el mes de mayo. La historia de La Dolores se basa en una copla anónima que cuenta las aventuras de una joven honesta y caritativa que sirve en un mesón de Calatayud. Seducida por un barbero llamado Melchor es pretendida, a la vez, por Patricio, un rico mercader y por un sargento petulante llamado Rojas. De la muchacha se enamora locamente el seminarista Lázaro, sobrino de la mesonera. La historia termina con la muerte de Melchor al recibir una puñalada de manos de Lázaro. La ficción se mezcla con la realidad y ésta responde a que La Dolores, de nombre María de las Dolores Peinado Narvión, fue una mujer sumamente bella. Nació en Calatayud (Zaragoza), el 13 de mayo de 1819, en una distinguida familia. Al morir su madre le dejó una cuantiosa herencia que el padre se encargó de administrar. Tras la boda de la joven, en 1839, comenzaron sus desgracias. Entabló interminables litigios con su padre por la herencia materna y llevó una desordenada vida matrimonial, por lo que acabó en la miseria, surgiendo entonces la copla popular. Dolores Peinado murió en Madrid en agosto de 1894 y fue enterrada en el cementerio de la Almudena. La labor de investigación, que ha permitido conocer la historia de esta desdichada mujer, ha sido realizada por Antonio Sánchez Portero. En su ciudad natal, Calatayud, se conserva el Mesón de la Dolores, antes conocido como Posada de San Antón, y el Museo de la Dolores, en el que se recogen los recuerdos de la vida de Dolores Peinado hasta convertirse en leyenda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario