SELLO | CENTENARIO DE CÉSAR MANRIQUE

CENTENARIO DE CÉSAR MANRIQUE

DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Número EDIFIL: 5319


Fecha de puesta en circulación: 27 de mayo de 2019

Procedimiento de impresión: Offset + troquelado + plegado

Soporte: Estucado, engomado, fosforescente

Formato del sello: 69,5 x 49,7 mm (horizontal)

Dentado del sello: 13 ¾ (horizontal) y 13 ¼ (vertical)

Formato de la hoja bloque: 150,6 x 86,4 mm (horizontal)

Formato de la Hoja bloque desplegada: 301,2 x 86,4 mm (horizontal)

Valor postal: 5,20 €

Tirada: 160.000 hojas bloque

Diseño: Fundación César Manrique

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO


El 24 de abril de 2019 se cumplen 100 años del nacimiento de uno de los artistas más interesantes de nuestro país.

La isla de Lanzarote vio nacer al César Manrique una primavera de 1919 en el seno de una familia de clase media.

Estudió los primeros años de arquitectura técnica pero pronto lo abandonaría para disfrutar de una beca en la Academia de Bellas Artes de San Fernando donde se graduaría como profesor de arte y pintura.

Vivió unos años en Nueva York donde completó sus estudios artísticos e incluso, llegó a exhibir su obra en prestigiosas galerías. Pronto sintió nostalgia por su isla amada y cuando volvió, lo hizo con una idea clara: convertir Lanzarote en uno de los lugares más bonitos del planeta, aprovechando las infinitas posibilidades y recursos que la isla ofrecía.

Pintor, escultor, arquitecto, ecologista, conservador de monumentos, consejero de construcción, planeador de complejos urbanístico y paisajista, Manrique dibujó Lanzarote como la conocemos hoy día, de hecho, es difícil concebir la isla sin su relación con el artista.

Murió a los 73 años en un accidente de tráfico muy cerca de Arrecife. Ironías del destino, César Manrique murió en un coche cuando el detestaba la masificación de vehículos en su isla.

Para Manrique, la naturaleza fue el núcleo referencial de su arte, pero también de su vida.

Con motivo del centenario de su nacimiento, Correos emite una original hoja bloque en formato díptico que al abrirse, muestra por un lado una imagen de César Manrique apoyado en una roca típica del paisaje de la isla.

Al otro lado de la hoja, aparece un detalle de la obra de César Manrique. Mural Lanzarote (detalle), 1953 que representa alguno de los aspectos más típicos de Lanzarote. Los camellos, las viviendas típicas de la zona, el paisaje árido, los volcanes, las palmeras y los cactus, las esculturas o el mar que tanto le gustaba contemplar, forman parte de la composición protagonista de la hoja bloque.

Nadie mejor que César Manrique para describir en una frase a Lanzarote: Lanzarote es pura magia… misterio. Belleza limpia, insolente y desnuda. Lección constante. Su desconocida y profunda naturaleza es consciente del gran espectáculo que ofrece. (César Manrique, c.1992)