SELLO | CONJUNTOS URBANOS PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, ÚBEDA Y BAEZA

CONJUNTOS URBANOS PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, ÚBEDA Y BAEZA

DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Número EDIFIL: 0000

Temática: Conjuntos urbanos

Fecha de puesta en circulación: 30 de octubre de 2019

Procedimiento de impresión: Calcografía

Dentado: 13 ¾ (horizontal) y 13 ¾ (vertical)

Soporte: Estucado, engomado, mate, fosforescente

Efectos en pliego: 25 sellos

Formato de la hoja bloque: 220 x 170 mm (horizontal)

Formato de los sellos: Irregulares (verticales)

Valor postal: 3,50 €

Tirada: 160.000 Hojas bloque

Diseño: Juan A. González (Filatelia)

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO

La serie Conjuntos urbanos Patrimonio de la Humanidad emite este año una hoja bloque con una bella calcografía dedicada a las ciudades jiennenses de Úbeda y Baeza.

El 3 de julio de 2003 ambas ciudades recibieron, por parte de la UNESCO, el título de Patrimonio de la Humanidad.

Además de compartir este honor, Úbeda y Baeza comparten también un legado histórico, artístico y cultural único en España.

Durante el siglo XVI, ambas localidades, se convirtieron en dos de las ciudades preferidas de la nobleza de la época. Su excelente ubicación y una perfecta red de comunicaciones hizo que personajes de la época como Francisco de los Cobos, secretario de Carlos V o Juan Vázquez de Molina, su sobrino, que fue secretario para los asuntos de Castilla, las eligieran para desarrollar su vida. Este último, además, alrededor de 1550, dio comienzo en Úbeda, su ciudad natal, la construcción de un suntuoso palacio que lleva su nombre, conocido también hoy como Casa de las Cadenas, hoy día sede del Ayuntamiento de la localidad que fue declarado Monumento Nacional en 1931

Este Palacio es el motivo del sello, que tiene forma de U y que muestra un detalle de este edificio que compone la mitad de la hoja bloque.

La otra mitad de la hoja bloque, muestra una imagen parcial de la Catedral de la Natividad de Nuestra Señora, edificio renacentista de Baeza, que fue la sede del obispado de Jaén desde 1227 hasta 1249 que se trasladó a Jaén.

Según la tradición, la catedral se levanta sobre una mezquita consagrada para el culto cristiano por el rey Alfonso VII. Después, volvió a ser mezquita hasta que definitivamente en 1227 el edificio fuera consagrado definitivamente como templo cristiano.

El sello, con la forma de la letra B, muestra un detalle del exterior de este edificio, concretamente de la fuente de Santa María, uno de los iconos monumentales de la ciudad.