SELLO | GIPUZKOA

GIPUZKOA

DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Número EDIFIL: 0000

Temática: 12 Meses 12 Sellos

Fecha de puesta en circulación: 4 de noviembre de 2019

Procedimiento de impresión: Offset

Soporte: Autoadhesivo fosforescente

Formato de los sellos: 35 x 24,5 mm (horizontal)

Efectos en pliego: 50

Valor postal: Tarifa A (1 sello = carta normalizada hasta 20 gr para España)

Tirada: Ilimitada

Diseño: Juan A. González (Filatelia)

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO

En este 2019 la última provincia a la que se dedica la serie 12 MESES 12 SELLOS es GIPUZKOA, playas de ensueño, villas monumentales, caseríos rodeados de espectaculares montañas y una extensa y variada oferta cultural y gastronómica hacen de Gipuzkoa un territorio plural en el que cada comarca goza de personalidad propia. En el sello componiendo la G aparecen diferentes elementos:

Su capital, Donostia-San Sebastián, está considerada como una de las ciudades más bellas del mundo. La bahía de La Concha, con la isla de Santa Clara en el centro, es sin duda la imagen más conocida de esta ciudad donde la barandilla del paseo de la Concha ha ilustrado numerosas fotografías.

La actividad industrial de la provincia se representa con un engranaje metálico.

La gastronomía es otro de los grandes atractivos y es que los amantes de la buena mesa tienen en Gipuzkoa una oferta gastronómica difícil de igualar, con todo tipo de sabores, aromas y texturas que se adaptan a todos los paladares. Los deliciosos y variados pintxos que adornan las barras de los bares sorprenden cada día a sus visitantes. El queso Idiazabal es otros de los emblemas culinarios de la provincia que desde tiempos inmemorables, los pastores y las pastoras han elaborado con leche cruda de oveja Latxa y Carranzana este apreciado queso maduro de pasta prensada, cuyo peso oscila entre 1 y 3 kilos, y que se puede presentar sin ahumar o ahumado, según la tradición gastronómica de los diferentes valles.

Una Botella de txacolí presente en tantas mesas ya que es un vino joven y dinámico que marida perfectamente con pescados y mariscos. La calidad está definida por las características propias que le aportan, de un lado el medio natural y las variedades cultivadas, cuyas uvas maduran en viñas soleadas y protegidas de los vientos fríos del norte, y por otro, la esmerada elaboración de quienes lo producen. Puedes elegir entre las variedades blancas, blancas fermentadas en barrica, rosadas y tinto.

La Txistera para el juego de la cesta punta: El juego de la pelota puede considerarse un deporte universal que se ha practicado desde la antigüedad de muy diversas maneras. Se considera que el nombre proviene del latín pila y que con la romanización se introdujo en Europa. Posiblemente ha sido la cesta punta a la que también se ha llamado Shistera, Joko-garbiy punta-balea, la más practicada a nivel mundial.

En el fondo del sello aparece la Ermita de San Telmo sobre la formación geológica denominada flysch. La Ermita ha sido desde siempre lugar al que acudían peregrinos y visitantes. Colgada de un precipicio, parece que trepara sobre las láminas de roca del flysch de Zumaia. Su ubicación no puede ser casual y nos evoca un lugar que siempre debió de ser mágico. Desde su pórtico pueden verse formaciones rocosas en las que se escriben 60 millones de años de la historia de la tierra. Hoy es una de las imágenes más fotografiadas de la costa vasca, a lo que ha contribuido, sin duda, el que fuera escenario de la boda de los protagonistas de “Ocho apellidos vascos”.

En la franja inferior como en el resto de la serie aparece el color blanco de la bandera de la provincia flaqueada en esta ocasión, por ambos lados por un lado por el escudo y por otro por un lauburu de piedra. Traducido literalmente como cuatro cabezas (lau= cuatro y buru=cabeza), es un símbolo mitológico antiquísimo que representa al sol. Un astro en movimiento, en forma de hélice, con formas curvilíneas. Es común a casi toda Europa y se extendió de unos pueblos a otros aunque está asociado, sobre todo con la tradición celta. Es un signo de buen augurio y representa al sol que ahuyenta el influjo del mal, por eso se pueden ver lauburus grabados en piedra, sobre las puertas de muchas casas y caseríos.