SELLO | JUEGO CARTAS

JUEGO CARTAS

DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Número EDIFIL: 0000

Temática: Ocio y aficiones

Fecha de puesta en circulación: 11 de junio de 2020

Procedimiento de impresión: Offset + troquelado + remachado

Soporte: Estucado, engomado, fosforescente

Formato del sello: 40,9 x 57,6 mm (vertical)

Formato de las 3 viñetas: 40,9 x 57,6 mm (verticales)

Dentado: 13 ¾ (horizontal) y 13 ¼ (vertical)

Valor postal: 3,80 €

Tirada: 140.000

Diseño: Fournier

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO

Ingenio, astucia, estrategia y suerte han sido algunos de los ingredientes con los que el juego de cartas ha sabido seducir desde siempre al ser humano, sin importar la clase social, el género, la edad y ni siquiera la nacionalidad. Un juego cuya atracción también la provoca el diseño, el simbolismo y la iconografía que adereza las cartas, que en ocasiones sirve para juegos de ilusionismo e incluso para adivinar el futuro, como sucede con la baraja del tarot.

A pesar de su origen todavía discutido, se considera que lo más probable fuera en China donde nacieran las cartas, nación que desde el siglo XII ya utilizaba la imprenta de tipos móviles sobre papel de arroz, para luego expandirse por la India, Persia y Egipto.

Su llegada a Europa se realizó a través del comercio de la Ruta de la Seda o tal vez, incluso, de las Cruzadas, recalando en primer lugar en Cataluña, en el siglo XIV. La iconografía exhiben esas cartas es la que se utilizaba en los países de la cuenca mediterránea, las llamadas cartas mamelucas, con los cuatros palos de la baraja muy semejantes a los que hoy conocemos. La primera mención a los naipes en un texto europeo proviene de un documento de Barcelona, fechado en 1371.

A lo largo del siglo XV, el juego de cartas se extiende por toda Europa, manteniendo la iconografía que a lo largo de los siglos se irá adaptando a las particularidades de cada nación, como ocurre con la baraja alemana o la francesa.

En España, los naipes ha mantenido prácticamente su iconografía original, que han dado lugar multitud de diferentes juegos y a un rico y curioso vocabulario.

La presente emisión cuenta con la originalidad de ser un pliego con un sello y tres viñetas, que se presentan en forma de una baza con las cuatro principales cartas de la baraja, cada una de un palo distinto, con el diseño y las icónicas imágenes de Heraclio Fournier: la sota de espadas, el caballo de copas, el rey de bastos y el as de oros.