SELLO | DR. FIGEL PAGÉS

DR. FIGEL PAGÉS

DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Número EDIFIL:

Temática: Sanidad

Fecha de puesta en circulación: 22 de febrero de 2024

Procedimiento de impresión: Offset

Soporte: Estucado, engomado, fosforescente

Formato del sello: 40,9 x 28,8 mm (horizontal)

Dentado del sello:

Efectos en pliego: 25 sellos

Valor postal: 1,75 €

Tirada: 115.000 sellos

Diseño:

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO

Recientemente se ha recordado la guerra de Annual en su centenario, que se calificó de “desastre”. Sin embargo, justo es poner de relieve que en esa contienda “desastrosa” tuvo lugar el descubrimiento de la anestesia epidural que se aplicó por primera vez a los militares heridos en los combates por un médico español hoy reconocido en todo el mundo, el doctor Fidel Pagés Miravé, nacido en Huesca que por su aplicación consiguió salvar muchas vidas. Murió muy joven por accidente de tráfico a los 36 años y su invento apenas se dio a conocer, precisamente un médico italiano se atribuyó el hallazgo si bien otro doctor argentino desveló la falsedad y Dogliotti que así se llamaba el plagiario, tuvo que admitir la autoría del oscense.

En España, como se ha expuesto, lo sufrió de forma flagrante el Doctor Pagés Miravé. Este médico oscense cursó medicina en la Universidad de Zaragoza con premio extraordinario y presentó el doctorado en Madrid. En el año 1921 se le nombró jefe del Hospital de Melilla debiendo realizar numerosas intervenciones quirúrgicas a los heridos de la guerra de Annual. Durante la primera guerra mundial en febrero de 1917 por su gran prestigio había sido designado Delegado del Embajador de España en Viena al servicio de la Inspección de los campos de prisioneros de guerra de Austria-Hungría en colaboración con el Dr. Werner. Su trabajo fue heroico. Murieron varios médicos españoles por las condiciones tan precarias de los campos. También él enfermó gravemente y tuvo que ser repatriado.

La técnica epidural se aplicó a los soldados y consiguió ganar tiempo al tener que intervenir con urgencia las heridas de guerra. Más tarde se utilizó en obstetricia a partir de 1935 por el Dr. Bonnica (1917-1994) un médico italiano que emigró a América y fue el que reivindicó en los EEUU el nombre del español. La epidural se utiliza para el control del dolor, su denominación nos resulta muy familiar.

Según el profesor Laín Entralgo los descubrimientos “No son un tesoro súbitamente encontrado sino producto de una búsqueda que lleva consigo el esfuerzo de años”. Parece que han llegado al descubridor como un regalo del cielo, pero nunca los hubiera tenido en “sus manos” sin un intenso estudio. A veces encierran la consagración de toda una vida.

En España se han divulgado valiosos estudios sobre Pagés como el de los doctores Herrera y M. Mulas, artículos importantes del Dr. Beláustegui en la editorial del Ministerio de Defensa y una tesis doctoral de gran valor firmada por el Dr. Ignacio Velázquez con profundo rigor. Al celebrar el centenario del hallazgo se presentó una exposición en Huesca, ciudad que valora al gran profesional, con el esfuerzo de Rafael Matilla, extraordinario militar, que se ha esforzado por difundir el trabajo de este médico que salvó de la muerte a decenas de soldados con heridas gravísimas.

La creación científica, económica, artística, posee siempre un carácter ético. Un descubrimiento es una acción importante que merece que recordemos a su autor. Cada vez que utilizamos un invento realizamos un homenaje a su descubridor. Siempre que se aplique la anestesia epidural, que forma ya parte de nuestros tratamientos cotidianos en referencia a los partos y al dolor, debe recordarse al Dr. Pagés y lo mismo sucede con Pascal, Fleming y tantos otros cuyos trabajos de investigación han sido un auténtico beneficio para la humanidad. Hay que expresarlo cuantas veces sea necesario y especialmente en su centenario.