ARTÍCULOS DE FILATELIA

martes, 1 de marzo de 2016

SELLO | EL PRIMER PICASSO

EL PRIMER PICASSO

DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Fecha de puesta en circulación: 5 de enero de 2015

Procedimiento de impresión: Offset

Papel: Autoadhesivo fosforescente

Formato: 35 x 24,5 mm (horizontal)

Efectos en pliego: 50

Valor postal: Tarifa C (1 sello = carta normalizada hasta 20 gr para internacional)

Tirada: Ilimitada

Diseño: Jesús Sánchez Servicios Corporativos, S.L

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO

La exposición El Primer Picasso. A Coruña 2015 sirve de epígrafe para el sello autoadhesivo que recuerda la etapa que el pintor vivió en la ciudad coruñesa, donde comenzó su formación artística y donde expuso sus primeras obras en 1895.

La etapa menos conocida de la vida y desarrollo artístico de Pablo Ruiz Picasso (Málaga, 1881-Mougins, 1973) es, sin duda, la que pasó en A Coruña. De 1891 a 1895, Picasso cursa allí sus estudios y comienza a dibujar bajo la dirección de su padre. En esa etapa pinta a viandantes y personajes populares que encuentra en las calles y en el puerto. Los paisajes de A Coruña, el mar, la gente corriente y los pescadores son sus principales fuentes de inspiración. A medida que Picasso va perfeccionando la técnica, su padre le anima a que utilice el óleo, y el joven pintor realiza los primeros lienzos con retratos de sus allegados. Entre las obras más destacadas del periodo de estancia en A Coruña figuran: La Niña de los Pies Descalzos, obra maestra del periodo coruñés; La Pareja de Ancianos; El Viejo de la Manta y El Retrato del Doctor Pérez Costales, médico, político y amigo del padre del pintor. La ciudad coruñesa supuso una etapa importante en la vida de Pablo Picasso; allí comenzó la formación académica, pintó los primeros cuadros de interés y presentó la primera exposición de su larga carrera.

Barcelona, Madrid y parís serán los siguientes destinos del gran artista español que, junto Georges Braque, dio origen a una de las vanguardias más importantes y revolucionaria de la pintura del siglo XX: el cubismo.

En 1936, el gobierno republicano nombró a Pablo Picasso director del Museo del Prado y un año más tarde, tras el bombardeo de Guernica, pintó su obra más famosa bajo ese título. El cuadro simboliza la protesta contra la barbarie y todo lo que significa la “disgregación de un mundo entregado a los horrores de la guerra”.


La obra de Picasso ha sido objeto de diversas emisiones filatélicas desde 1978. En este sello se reproduce la litografía Autorretrato Evocativo, que se encuentra en la Fundación Picasso, de Málaga, Fechada en 1945, cuando el pintor contaba ya con 64 años, plasma la imagen un joven muchacho, evocando, de esta forma, su juventud.