ARTÍCULOS DE FILATELIA

Mostrando entradas con la etiqueta pintor. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta pintor. Mostrar todas las entradas

SELLO | IV CENTENARIO NACIMIENTO BARTOLOMÉ ESTEBAN MURILLO

IV CENTENARIO NACIMIENTO BARTOLOMÉ ESTEBAN MURILLO

DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Fecha de puesta en circulación: 28 de febrero de 2017

Procedimiento de impresión: Offset

Papel: Estucado, engomado, fosforescente

Formato del sello: Irregular vertical (30,3 x 32,66 mm)

Dentado: 13 ¼ (horizontal) y 13 ¾ (vertical)

Efectos en pliego: 42

Efectos en pliego premiun: 12 (pliego con troquel de paleta)

Valor postal: 1 €

Tirada: 180.600 sellos y 5.000 pliegos premiun

Diseño: Juan A. González (Filatelia)

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO

Hace cuatrocientos años en Sevilla, nacía Bartolomé Esteban Murillo, uno de los artistas más importantes que ha dado España.
Murillo, quién adoptó el apellido materno siguiendo una costumbre tradicional andaluza, fue instruido por el pintor Juan del Castillo, un familiar de su madre.

Casado con Beatriz Cabrera y Villalobos, recibió su primer encargo importante en 1645. Se trataba de una serie de once lienzos para el claustro del Monasterio de San Francisco el Grande en Sevilla.

Pintó a menudo imágenes de niños y adquirió gran popularidad por sus pinturas donde representaba a la Virgen y el Niño. Es justo una de estas obras, "La Virgen de la Servilleta", la que protagoniza el sello que emite Correos con motivo de este centenario, donde se recoge un primer plano de la Virgen con el Niño silueteado sobre una forma circular, amorfa, similar a una mancha de pintura. Esto es debido a que el Pliego Premium emitido representa una paleta de pintor con 12 sellos distribuidos como si fueran las manchas de color de la misma. Esta obra fue realizada por el pintor en 1666 para la Iglesia de los Capuchinos de Sevilla. Debe su nombre a una leyenda que decía que los frailes capuchinos se dieron cuenta de que había desaparecido una servilleta del monasterio y que días después, Murillo se la devolvió con la imagen de la Virgen.

Hay otra versión que habla de un fraile que pidió a Murillo una representación de la Virgen con el Niño para su celda. Pidió un lienzo para ello pero el fraile no pudo más que ofrecerle una servilleta en la que el artista realizó su trabajo.

Hoy día se encuentra expuesta en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.

No es la primera vez que Correos dedica un sello a este genio del Arte. En 1960, se le dedicó una emisión de 12 sellos que recogía imágenes de algunas de sus obras más significativas, como Niños comiendo melón, El Buen Pastor o el Niño de la Concha.

Con esta emisión Correos demuestra una vez más que la innovación es uno de sus objetivos principales, también en la Filatelia, donde los Pliegos Premium se han convertido en emisiones muy esperadas cada año por los coleccionistas y también por el público general.

SELLO | PEDRO BERRUGUETE

PEDRO BERRUGUETE

DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Fecha de puesta en circulación: 5 de Noviembre de 2007

Procedimiento de impresión: Huecograbado

Papel: Estucado, engomado, fosforescente

Dentado: 13 3/4

Formato del sello: 28,8 x 40,9 mm (vertical)

Efectos en pliego: 50

Valor postal: 0,39 €

Tirada: 1.000.000

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO

El género pictórico del autorretrato se ve ahora plasmado con un sello dedicado al pintor gótico-renacentista, Pedro Berruguete. Este autorretrato de Berruguete pertenece al Museo Lázaro Galdiano en Madrid. El autorretrato es el medio de expresión más íntimo de un artista porque implica plasmar sus propios rasgos su personalidad y deseo de ser inmortalizado. Este género tiene su razón de ser en la autoestima que desde el Renacimiento el artista tiene de sí mismo. El autorretrato permitía al pintor experimentar, en la soledad de su estudio, nuevas técnicas y lenguajes artísticos. En los retratos y autorretratos, la necesidad de representar la psicología del retratado motivó, con el paso del tiempo, un cambio radical en la expresión visual del género, acentuando aún más la importancia del gesto, la postura y la actitud o el movimiento del personaje representado como forma de comunicar un mensaje o sentimiento. Si bien los autorretratos desde el Renacimiento hasta finales del siglo XIX muestran a sus autores y a la vez protagonistas del tema con total verismo y realidad, los artistas de siglo XX otorgaron mayor importancia al color y a la identidad metafórica de retratado, pues aunque el rostro y sus rasgos se presentaran distorsionados, la identidad personal del retratado quedaba a salvo, llegaba a ser identificable.

El autorretrato de Pedro Berruguete (nacido en Paredes de Nava hacia mediados del siglo XIV y fallecido en Ávila en 1504), muestra a un hombre, aún joven, tocado con gorro y peinado de influencia italiana renacentista, país donde residió entre 1473 y 1474. Tras su regreso a Castilla, su arte evoluciona y se presenta como la culminación del gótico en su fuerte expresividad, pues aunque represente a sus retratados con un acentuado humanismo, destaca en sus obras la sensación de realidad.


Texto: Francisco Vicent Galdón

SELLO | MARIANO SALVADOR MAELLA

MARIANO SALVADOR MAELLA

DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Fecha de puesta en circulación: 5 de Noviembre de 2007

Procedimiento de impresión: Huecograbado

Papel: Estucado, engomado, fosforescente

Dentado: 13 3/4

Formato del sello: 28,8 x 40,9 mm (vertical)

Efectos en pliego: 50

Valor postal: 0,39 €

Tirada: 1.000.000

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO


El género pictórico del autorretrato se ve ahora plasmado con un sello dedicado al pintor neoclásico Mariano Salvador Maella. Este autorretrato de Maella está entre los fondos de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid. El autorretrato es el medio de expresión más íntimo de un artista porque implica plasmar sus propios rasgos su personalidad y deseo de ser inmortalizado. Este género tiene su razón de ser en la autoestima que desde el Renacimiento el artista tiene de sí mismo. El autorretrato permitía al pintor experimentar, en la soledad de su estudio, nuevas técnicas y lenguajes artísticos. En los retratos y autorretratos, la necesidad de representar la psicología del retratado motivó, con el paso del tiempo, un cambio radical en la expresión visual del género, acentuando aún más la importancia del gesto, la postura y la actitud o el movimiento del personaje representado como forma de comunicar un mensaje o sentimiento. Si bien los autorretratos desde el Renacimiento hasta finales del siglo XIX muestran a sus autores y a la vez protagonistas del tema con total verismo y realidad, los artistas de siglo XX otorgaron mayor importancia al color y a la identidad metafórica de retratado, pues aunque el rostro y sus rasgos se presentaran distorsionados, la identidad personal del retratado quedaba a salvo, llegaba a ser identificable.

El autorretrato de Mariano Salvador Maella (Valencia, 1739 – Madrid, 1819), también muestra al pintor en su juventud. Discípulo de Mengs y pintor de cámara en 1795, puesto que compartía con Goya, cultivó el retrato oficial y los temas religiosos. En su arte combinó el barroco dieciochesco con el neoclasicismo. Pasó varios años en Italia, donde aprendió la técnica del fresco, que luego plasmó en los murales y bóvedas del Palacio Real.


Texto: Francisco Vicent Galdón

SELLO | ANTONIO MARÍA ESQUIVEL

ANTONIO MARÍA ESQUIVEL

DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Fecha de puesta en circulación: 8 de Septiembre de 2008

Procedimiento de impresión: Huecograbado

Papel: Estucado, engomado, fosforescente

Dentado: 13 3/4

Formato del sello: 28,8 x 40,9 mm (vertical)

Efectos en pliego: 50

Valor postal: 0,31 €

Tirada: 1.000.000

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO

El pintor Antonio María Esquivel y Suárez de Urbina (Sevilla, 1806-Madrid, 1857), inició sus estudios de pintura en la Academia de Bellas Artes de Sevilla. En 1831 se trasladó a Madrid y concursó en la Academia de Bellas Artes de San Fernando donde fue nombrado Académico de mérito. También participó activamente en 1837 en la fundación del Liceo Artístico y Literario. Fue nombrado Pintor de cámara en 1843 y académico de San Fernando en 1847. Aunque el artista participó en las corrientes historicistas predominantes en el Madrid del siglo XIX dentro del denominado movimiento eclecticista y cultivó la pintura de género, la especialidad de Esquivel fueron esencialmente los retratos y los temas románticos. Como retratista cuenta con un merecido prestigio. Su técnicas dibujísticas y de iluminación, lo mismo que su cromática, fueron difícilmente superables por sus contemporáneos.

SELLO | EXPOSICIÓN EL PRIMER PICASSO

EL PRIMER PICASSO

DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Número EDIFIL: 4932

Fecha de puesta en circulación: 5 de enero de 2015

Procedimiento de impresión: Offset

Papel: Autoadhesivo fosforescente

Formato: 35 x 24,5 mm (horizontal)

Efectos en pliego: 50

Valor postal: Tarifa C (1 sello = carta normalizada hasta 20 gr para internacional)

Tirada: Ilimitada

Diseño: Jesús Sánchez Servicios Corporativos, S.L

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO

La exposición El Primer Picasso. A Coruña 2015 sirve de epígrafe para el sello autoadhesivo que recuerda la etapa que el pintor vivió en la ciudad coruñesa, donde comenzó su formación artística y donde expuso sus primeras obras en 1895.

La etapa menos conocida de la vida y desarrollo artístico de Pablo Ruiz Picasso (Málaga, 1881-Mougins, 1973) es, sin duda, la que pasó en A Coruña. De 1891 a 1895, Picasso cursa allí sus estudios y comienza a dibujar bajo la dirección de su padre. En esa etapa pinta a viandantes y personajes populares que encuentra en las calles y en el puerto. Los paisajes de A Coruña, el mar, la gente corriente y los pescadores son sus principales fuentes de inspiración. A medida que Picasso va perfeccionando la técnica, su padre le anima a que utilice el óleo, y el joven pintor realiza los primeros lienzos con retratos de sus allegados. Entre las obras más destacadas del periodo de estancia en A Coruña figuran: La Niña de los Pies Descalzos, obra maestra del periodo coruñés; La Pareja de Ancianos; El Viejo de la Manta y El Retrato del Doctor Pérez Costales, médico, político y amigo del padre del pintor. La ciudad coruñesa supuso una etapa importante en la vida de Pablo Picasso; allí comenzó la formación académica, pintó los primeros cuadros de interés y presentó la primera exposición de su larga carrera.

Barcelona, Madrid y parís serán los siguientes destinos del gran artista español que, junto Georges Braque, dio origen a una de las vanguardias más importantes y revolucionaria de la pintura del siglo XX: el cubismo.

En 1936, el gobierno republicano nombró a Pablo Picasso director del Museo del Prado y un año más tarde, tras el bombardeo de Guernica, pintó su obra más famosa bajo ese título. El cuadro simboliza la protesta contra la barbarie y todo lo que significa la “disgregación de un mundo entregado a los horrores de la guerra”.


La obra de Picasso ha sido objeto de diversas emisiones filatélicas desde 1978. En este sello se reproduce la litografía Autorretrato Evocativo, que se encuentra en la Fundación Picasso, de Málaga, Fechada en 1945, cuando el pintor contaba ya con 64 años, plasma la imagen un joven muchacho, evocando, de esta forma, su juventud.