Mostrando entradas con la etiqueta mercado lanuza. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta mercado lanuza. Mostrar todas las entradas

SELLO | MERCADO DE LANUZA, ZARAGOZA

MERCADO DE LANUZA, ZARAGOZA

DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Número EDIFIL: 3444

Temática: Estructuras metálicas

Fecha de puesta en circulación: 5 de julio de 1996

Procedimiento de impresión: Huecograbado

Dentado: 13 ¾

Formato del sello: 40,9 x 28,8 mm (horizontal)

Valor postal: 30 pta.

Tirada: 2.500.000

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO

El Mercado Central de Lanuza, de Zaragoza es una construcción de dos plantas, con estructura basilical en la superior, terminada en 1903. Es uno de los edificios emblemáticos de Zaragoza y su arquitectura se inscribe entre las corrientes arquitectónicas históricas de finales de siglo y los inicios del modernismo, caracterizándose por la utilización de materiales constructivos tradicionales aragoneses, como el ladrillo, junto a las nuevas estructuras de hierro, logrando en este caso una perfecta conjunción y equilibrio.

El Mercado de Lanuza es obra del arquitecto Félix Navarro Pérez, aragonés nacido en Tarazona en 1849 y fallecido en Barcelona en 1911, autor de otros importantes edificios y monumentos zaragozanos como el Teatro Pignatelli, el Parisiana, el Palacio de Larrinaga, el Banco de España, el monumento a Lanuza y numerosas edificaciones privadas de la época. Félix Navarro desarrolló a lo largo de su vida una intensa actividad profesional. Catedrático de teoría del Arte de la Escuela de Arquitectura de Madrid, arquitecto de la Diputación de Zaragoza en 1879, académico de la de Bellas Artes de San Luis y correspondiente de la de San Fernando el mismo año, fue distinguido con numerosas condecoraciones nacionales y extranjeras, como la Orden de la Corona de Prusia y la de Carlos III.

En 1891 obtuvo una patente de invención constructiva, denominada Carpintería de ladrillo, sistema que encontró buena acogida en muchas construcciones zaragozanas de su tiempo y diseñó lo que llamaba la casa de mil pesetas, proyecto que, por desgracia, no llegó a hacerse realidad.