Mostrando entradas con la etiqueta transporte. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta transporte. Mostrar todas las entradas

SELLO | TRANSPORTE FERROVIARIO

TRANSPORTE FERROVIARIO

DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Número EDIFIL: 4025

Temática: América UPAEP

Fecha de puesta en circulación: 14 de octubre de 2003

Procedimiento de impresión: Huecograbado

Papel: Estucado, engomado, fosforescente

Dentado: 13 3/4

Formato del sello: 40,9 x 28,8 mm (horizontal)

Efectos en pliego: 50

Valor postal: 0,76 €

Tirada: 1.200.000

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO

La serie filatélica América UPAEP (Unión Postal de las Américas, España y Portugal) aparece dedicada este año al Transporte Ferroviario, el nuevo y revolucionario medio de transporte surgido a mediados del siglo XIX que constituyó un factor decisivo en la evolución económica y social. En el sello se reproduce la imagen de la pequeña locomotora de vapor Long Boiler (Tipo 1-2-0) llamada La Madrileña, que fue la primera que realizó el trayecto entre Madrid y Aranjuez. Esta locomotora era de fabricación inglesa y su juego de rodadura comprendía dos ruedas a cada lado, con una libre que las precedía; la caldera era de cuerpo bajo, con una alta chimenea con capitel de cobre y no contaba con marquesina para proteger al maquinista y fogonero. La línea Madrid-Aranjuez, de 49 kilómetros, se inauguró oficialmente el 9 de febrero de 1851 y fue el primer ferrocarril de la capital de España, si bien desde octubre de 1848 ya existía la línea Barcelona-Mataró. Según las crónicas de la época, la inauguración del primer tren madrileño fue todo un acontecimiento público y social. El tren salió del embarcadero de Atocha con un coche regio y dos vagones, en los que viajaban la reina Isabel II, el presidente del Gobierno, el Gobierno en pleno y altos representantes de la empresa ferroviaria. La expectación fue grandísima y durante todo el trayecto la comitiva fue aclamada y recibió el homenaje del pueblo. Al día siguiente de la inauguración, el 10 de febrero de 1851, se abrió al servicio público el nuevo medio de transportes con paradas en Getafe, Pinto, Valdemoro, Ciempozuelos y Aranjuez, aunque el tren se detenía en otros puntos para hacer escalas. El sello se ilustra con una maqueta de la primitiva locomotora La Madrileña que forma parte de los fondos del Museo del Ferrocarril de Madrid.