ARTÍCULOS DE FILATELIA

Mostrando entradas con la etiqueta ceramica española. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ceramica española. Mostrar todas las entradas

sábado, 8 de octubre de 2016

SELLO | CERÁMICA DE TALAVERA

CERÁMICA DE TALAVERA

DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Fecha de puesta en circulación: 18 de febrero de 2010

Procedimiento de impresión: Huecograbado

Papel: Estucado, engomado, fosforescente

Dentado: 13 ¼ (horizontal) y 13 ¾ (vertical)

Formato: 28,8 x 40,9 mm cada uno de los cuatro sellos (verticales)

Efectos en pliego: 32

Valor postal: 0,34 €

Tirada: 300.000 sellos de cada motivo

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO

Los pliegos de esta emisión se componen de tiras de cuatro sellos recreados en piezas de cerámica española, pertenecientes al Museo Ruiz de Luna de Talavera de la Reina. Dichos sellos reproducen un tintero policromado, un cántaro del siglo XVIII, a los que se suman un plato y un ánfora, ambos realizados en el siglo XX.

El tintero polícromo es una pieza de influencia alcoreña o de Alcora. Fue realizado en el siglo XVIII y es blanco y presenta una abundante decoración vegetal, la que, unida a unas pronunciadas esquinas, le otorga una apariencia barroquista. También, en su iconografía están representados elementos propios de la cerámica de Alcora y, en particular, de la del “chaparro”, además del nombre de la persona para la que fue elaborada. Este tintero posee cuatro pozos en torno a un pocillo central.

El cántaro, también del siglo XVIII, está decorado en azul cobalto sobre un fondo en blanco. Es de gran tamaño, pues mide 0,53 cm de alto, y es de boca acampanada, base en anillo y posee dos asas. Su decoración muestra escenas de montería y lucha entre animales, además de una notable presencia vegetal, tanto en las escenas como en la greca de sus asas.

El plato fue elaborado por el artista andaluz Enrique Guijo y cocido en el alfar talaverano de “El Carmen” de Niveiro. Es del año 1907 y representa el perfil de un guerrero con casco renacentista, enmarcado por greca y rodeado por dos figuras femeninas que sostienen sendos cuernos de la abundancia. Intervienen en su decoración los tonos amarillos y azules. En una cartela aparece el nombre de Talavera.

El ánfora es de muestrario y fue realizada en el alfar de Ruiz de Luna en el pasado siglo XX. Es una pieza de pequeño tamaño pues servía para ser mostrada a los clientes. Presenta una abundante decoración en sus dos caras, una en la que predominan tonos azules y amarillos y otra con blancos y azules. También en ésta aparece el nombre de Talavera y de sus asas destacan unas figuras antropomorfas adosadas.

Los datos e imágenes, han sido facilitados por el Museo de Cerámica Ruiz de Luna de Talavera.

miércoles, 3 de agosto de 2016

SELLO | CERÁMICA DE MANISES

CERÁMICA DE MANISES

DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Fecha de puesta en circulación: 5 de septiembre de 2011

Procedimiento de impresión: Huecograbado

Papel: Estucado, engomado, fosforescente

Dentado: 13 ¼ (vertical) y 13 ¾ (horizontal)

Formato: 28,8 x 40,9 mm cada uno de los cuatro sellos (verticales)

Efectos en pliego: 32

Valor postal: 0,80 €

Tirada: 300.000 sellos de cada motivo

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO

Comprende esta emisión de Cerámica española, dedicada a la Cerámica de Manises, cuatro piezas que constan de un jarro de agua, un jarrón, un plato y una botella modernista.

Si revisamos la historia de la cerámica de Manises desde el siglo XIV a hoy veremos una evolución en colores, formas y estilos. Hallaremos piezas de cerámica azul con inscripciones y motivos de influencia musulmana; cerámica también realizada en la técnica del reflejo dorado musulmana o cristiana; cerámica geométrica con leones y pájaros de los siglos XVI y XVII y cerámica con motivos variados y fondos blancos del XVIII. En la cerámica de Manises del siglo XIX las piezas más frecuentes son las policromadas y las de tipo popular, como los platillos para confites, las piezas de vajillas denominadas idílicas que se decoraban con los aderezos que las novias llevaban el día de su boda, las jarras para conservar el agua y los platos de forma octogonal, entre otras piezas comunes, usados también para confites. Los motivos son preferentemente florales, aunque hay presencia de aves, de otros animales, figuras humanas y arquitecturas. Incluso a finales del XIX la decoración muestra escenas de la vida cotidiana, de oficios, etc. Ya en el siglo XX, en la cerámica de Manises tuvo un impacto importante el Modernismo lo que originó que en la actualidad hallemos piezas relevantes y representativas de esta tendencia artística.

El jarro de agua del siglo XIX está elaborado a torno y con aplicaciones en relieve, en loza esmaltada y decorada en policromía sobre cubierta. Representa paisajes con arquitectura, ramitos de flores y el corazón de Jesús, además de las iniciales de su propietario, D. José Sanchis. El jarrón de las gacelas es una copia realizada en el siglo XIX, de un original de cerámica musulmana. Está hecha en loza esmaltada y decorada en azul y reflejos metálicos en la fábrica de Francisco Valldecabres de Manises. El plato fue realizado a torno y en loza esmaltada y decorada sobre cubierta. Su imagen representa el ajuar del vestido tradicional de la novia valenciana. La pieza fue realizada en Manises en el segundo tercio del siglo XIX. La botella modernista es de mayólica esmaltada parcialmente y decorada en relieve y policromía bajo cubierta. Reproduce el busto de una mujer de perfil y se cree que fue elaborada hacia 1910 en la fábrica La Rosa de Manises.

Las cuatro piezas que sirven de iconografía a los cuatro sellos forman parte de la colección del Museo de la Cerámica de Manises.